latercera

El oráculo

La Tercera

Después de los chascarros del Brexit y de Trump, muchos se preguntarán si vale la pena prestarle mucha atención a las encuestas políticas. Yo creo que las encuestas son valiosas, pero no podemos pedirle peras al olmo. En otras palabras no podemos torturar los datos para que nos digan lo que no se puede saber todavía. Ayer se publicaron los resultados de los sondeos Adimark y CEP.

Ésta última había generado particular expectación ya que los resultados se esperaban para diciembre pasado y también porque dicha encuesta posee un halo que la ha transformado con el tiempo en un especie de oráculo de la política de nuestro país. Como ocurre normalmente, cada cual interpreta los números a su antojo. En relación a la preguntas sobre las próximas elecciones presidenciales, los militantes de izquierda han preferido destacar que Guillier subió mucho desde el sondeo de agosto pasado, lo cual es cierto. La gente de centroderecha ha preferido poner énfasis en que Piñera sigue subiendo en intención de voto (no está estancado como sugerían otras encuestas) y además lidera las preferencias por un amplio margen. La verdad es que faltando casi un año para las elecciones es imposible saber quién será el próximo presidente de Chile.

De manera que pedirle al oráculo que responda dicha pregunta es injusto y estéril. Existe todavía un numero significativo de chilenos, aproximadamente un 50%, que no han tomado una decisión de voto para las próximas elecciones presidenciales. Lo que sí parece estarse perfilando como una tendencia más clara, es que Piñera será el candidato de Chile Vamos y probablemente Guillier sea el candidato de una coalición de partidos de izquierda.

En ese escenario es muy probable que ambos candidatos obtengan como mínimo un 45% de la preferencias del electorado, de manera que cuando observamos intenciones de voto del orden del 20% para Piñera y de 14% para Guillier, ambos candidatos tendrían todavía mucho espacio para crecer. Si bien las preguntas sobre los presidenciables captan la mayor parte de la atención de las noticas, me parece relevante destacar dos aspectos adicionales de la encuesta CEP, que nos podrían dar pistas respecto de las características que debieran tener los candidatos a la presidencia y sus respectivos programas de gobierno.

En primer lugar, ante la pregunta de si es el mérito personal o el Estado quien debe ser el principal responsable por el sustento económico, los chilenos contestan abrumadoramente a favor del mérito personal. Luego, ante la pregunta de si debiera forzarse la igualdad de ingresos a costa de no premiar el esfuerzo personal, nuevamente los chilenos se inclinan por premiar el esfuerzo personal.

De manera que los candidatos que ofrezcan soluciones basadas en el poder mágico del Estado para resolverlo todo o que pretendan imponer a las personas una solidaridad forzada por ley, parecieran estar en desventaja para las próximas elecciones presidenciales. Ambos atributos son propios de los candidatos de izquierda y en ese sentido, la encuesta CEP es, en mi opinión, ampliamente favorable para las pretensiones del expresidente Piñera.

La encuesta CEP es, en mi opinión, ampliamente favorable para las pretensiones del expresidente Sebastián Piñera.

Vea la publicación completa aquí