lasegunda

Vuelta al sistema integrado, pilar de una eventual reforma tributaria de derecha

La Segunda

Simplificar la reforma actual, incentivar la reinversión de utilidades de las empresas y ampliar la base de productos con IVA aparecen como las claves de los cambios propuestos.

Hace una semana, Gonzalo Blumel, coordinador programático de la fundación Avanza Chile, hizo una declaración de principios para la eventual candidatura de Sebastián Piñera: de llegar al gobierno, habrá una nueva reforma tributaria.

En esa línea, un posible rival para las próximas elecciones de noviembre, el ya lanzado precandidato presidencial de Evópoli, Felipe Kast, dio a conocer junto a su equipo económico —integrado por Ignacio Briones y Pablo Correa— su propuesta de cambios impositivos. El principal: igualar la tasa tributaria de personas y empresas en 27%.

Las medidas fueron recibidas como un buen primer intento por quienes se asoman como posibles miembros de un gobierno piñerista. “Se nota que fueron bien estudiadas y tienen aspectos bien interesantes”, dice el director ejecutivo de Econsult, José Ramón Valente.

La necesidad de un cambio a la reforma impulsada por el actual gobierno se explica principalmente por el efecto que le atribuyen el pobre desempeño de uno de los motores de la economía: la inversión. Según cifras de Asimet, el stock de inversión el 2016 fue el peor año desde 2008 con US$ 60 mil millones, y ayer, Cuentas Nacionales informó acerca de una menor tasa de inversión bruta, que alcanzó a 21,5% del PIB. A eso también se le suma una baja en el ahorro. En 2016, la tasa nacional descendió a 19,5% del PIB, su peor registro en los últimos 20 años, y en el trimestre julio-septiembre, fue de 16,7%, el más bajo desde la crisis asiática.

Ante este escenario restrictivo, los expertos proyectan que una eventual reforma tiene que enfocarse en el crecimiento.

Sistema integrado como base

Pensando en los cambios que se pueden hacer a la actual reforma tributaria, los expertos de la derecha coinciden en un área esencial que debe ser acometida por el próximo gobierno en el área impositiva: volver al sistema 100% integrado, que era el que operaba antes de la reforma de Bachelet. En él, el impuesto pagado por las empresas servía como crédito, en su totalidad, al impuesto personal de los socios de dichas empresas.

En ese marco, el economista Bernardo Fontaine, uno de los que llevaron las banderas de las críticas a la reforma de este gobierno, sostiene que un problema que habría que aprovechar de corregirse es el impuesto corporativo, que considera demasiado elevado. “Chile tiene el tercer impuesto a empresas más alto de la 0C-DE, y eso se debería corregir, porque nos quita competitividad”, advierte.

Para el economista de la Universidad Mayor y subsecretario de Economía durante el gobierno de Piñera Tomás Flores, “el meollo del asunto está en simplificar el sistema y reinvertir utilidades”.

Para esto último, Valente propone un sistema en el cual se incentive la reinversión, donde los accionistas “van a pagar menos impuestos mientras reinviertan las utilidades, mientras no se las gasten; y si lo hacen, propongo que tengan que pagar un 35% de impuestos”, explica.

La economista jefa de Econsult, Michéle Labbé, coincide con aquella recomendación, sosteniendo que “si queremos crecer no queda otra opción que hacerlo a través de inversión. Y hacerlo significan impuestos corporativos más bajos”.

Echar mano al IVA

Otro punto importante, que coincide con las medidas planteadas por el partido de Felipe Kast, es la eliminación de las exenciones del IVA y extender su base tributaria, es decir, la masa de productos que son gravados. La propuesta indica que la base debería a extenderse a los servicios (salud, educación y financieros, entre otros).

En relación a esto, Labbé opina que “todo sistema que tenga base más amplia me parece bien, porque se recauda más. Pero hay que tener ojo en no bajar la tasa del IVA, como proponen en Evópoli”. Ahora, no existe consenso respecto a cuáles serían las áreas más propicias para esta ampliación.

“Hay que tener cuidado en que no se vaya a pasar la mano y que estemos cobrando dos veces. Cobrar IVA a los sistemas financieros, lo que podría significar cobrarle IVA a los créditos, con lo que no estoy de acuerdo. Habría que pensar si el crédito es un insumo intermedio y no un bien final”, concluye Valente.

“Se necesita incentivar la reinversión de las utilidades de las empresas”. José Ramón Valente

“Se debe volver a integrar en el impuesto a las personas ya las empresas”. Bernardo Fontaine

“Todo sistema que tenga base más amplia de productos con IVA me parece bien”. Michéle Labbé

Vea la publicación completa aquí